Nuevas recetas

Las dietas de los niños estadounidenses están por debajo de las pautas dietéticas nacionales

Las dietas de los niños estadounidenses están por debajo de las pautas dietéticas nacionales

Un informe revela que la dieta de la mayoría de los niños no se acerca a cumplir con las recomendaciones dietéticas nacionales

Come sus guisantes y zanahorias, niños, y también más cereales integrales y mariscos. Un informe del gobierno revela que las dietas de los niños estadounidenses están muy por debajo de las recomendaciones dietéticas nacionales, según Live Science.

Para medir la calidad de las dietas de los niños, los investigadores utilizaron una escala de cero a 100, donde 100 representa una dieta que cumplía con las pautas dietéticas nacionales. El puntaje promedio fue de 50 para los niños de dos a 17 años en 2007 y 2008, siendo 2008 el estudio publicado más recientemente.

Al observar grupos de alimentos específicos, se encontró que los niños estuvieron cerca de cumplir con las pautas dietéticas para lácteos y proteínas, con puntajes promedio en los 80. Pero al observar los cereales integrales, las verduras y los frijoles, la mayoría de los niños obtuvieron puntuaciones muy bajas en la escala, con puntuaciones medias que iban de 14 a 18.

El informe sugirió que los niños comen más verduras, granos integrales y mariscos para mejorar sus puntajes dietéticos y cumplir con las recomendaciones nacionales.


Acerca de

El gobierno federal ha brindado asesoramiento dietético para el público durante más de 100 años a través de boletines, carteles, folletos, libros y, más recientemente, sitios web y redes sociales. La guía dietética generalmente ha incluido consejos sobre qué comer y beber para una mejor salud, pero el mensaje específico ha cambiado a lo largo de los años para reflejar los avances en la ciencia de la nutrición y el papel de alimentos y nutrientes específicos en la salud.

El primer enfoque de la orientación dietética fue en los grupos de alimentos en una dieta saludable, la seguridad alimentaria, el almacenamiento de alimentos y garantizar que las personas obtengan suficientes minerales y vitaminas para prevenir ciertas enfermedades que ocurren cuando falta una vitamina o un mineral en la dieta. A medida que evolucionó la ciencia de la nutrición, hubo un mayor reconocimiento de cómo la dieta puede desempeñar un papel en la prevención de enfermedades y la promoción de la salud. En 1980, la primera publicación del Lineamientos dieteticos para los estadounidenses fue lanzado. Desde entonces, el Lineamientos dieteticos se han convertido en la piedra angular de la orientación federal sobre alimentación y nutrición.

Haga clic en las secciones siguientes para encontrar respuestas.

Comité Senatorial Selecto de Nutrición y Necesidades Humanas

Un punto de inflexión para la orientación nutricional en los EE. UU. Comenzó en la década de 1970 con el Comité Selecto de Nutrición y Necesidades Humanas del Senado. Este Comité nació como un puente entre los intereses del Comité de Agricultura del Senado y el Comité de Trabajo y Bienestar Público. En sus primeros años, el Comité del Senado se centró en programas diseñados para eliminar el hambre, pero se estaba acumulando más evidencia que vinculaba la dieta con las "enfermedades mortales de la nación" y permitió que el Comité del Senado ampliara su enfoque e investigara cómo la nutrición se relacionaba con la salud general de los estadounidenses. . La Comisión del Senado indicó que:

  • Las dietas saludables podrían desempeñar un papel importante en la promoción de la salud, el aumento de la productividad y la reducción de los costos de la atención médica.
  • La dieta estadounidense ha cambiado en los últimos 50 años y las personas necesitan orientación para mejorar su salud a través de una mejor nutrición.
  • El gobierno tiene la función de brindar orientación nutricional a los estadounidenses y alentar el avance de la investigación nutricional y la reformulación de alimentos de la industria.

En 1977, después de años de discusión, revisión científica y debate, el Comité Selecto del Senado de EE. UU. Sobre Nutrición y Necesidades Humanas, dirigido por el senador George McGovern, publicó Metas alimentarias para los Estados Unidos. El Objetivos dietéticos recomendado:

  • Para evitar el sobrepeso, consuma solo la energía que gasta si tiene sobrepeso, disminuya la ingesta energética y aumente el gasto energético.
  • Aumentar el consumo de carbohidratos complejos y azúcares "naturales" de aproximadamente el 28 por ciento de la ingesta a aproximadamente el 48 por ciento de la ingesta energética.
  • Reducir el consumo de azúcares refinados y procesados ​​en aproximadamente un 45 por ciento para representar aproximadamente el 10 por ciento de la ingesta total de energía.
  • Reducir el consumo total de grasas de aproximadamente un 40 por ciento a aproximadamente un 30 por ciento de la ingesta energética.
  • Reduzca el consumo de grasas saturadas para representar aproximadamente el 10 por ciento de la ingesta total de energía y equilibre eso con las grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, que deberían representar aproximadamente el 10 por ciento de la ingesta energética cada una.
  • Reducir el consumo de colesterol a unos 300 miligramos al día.
  • Limite la ingesta de sodio reduciendo la ingesta de sal a unos 5 gramos al día.

Cambios en la selección y preparación de alimentos para ayudar a las personas a lograr el Objetivos dietéticos también fueron sugeridos.

Tras el lanzamiento de la Objetivos dietéticos, algunos grupos e individuos expresaron dudas de que la ciencia disponible en ese momento respaldara la especificidad de las recomendaciones. Para respaldar la credibilidad de la ciencia utilizada por el Comité del Senado, los Departamentos de Agricultura de EE. UU. (USDA) y de Salud y Servicios Humanos (HHS) (entonces llamado Departamento de Salud, Educación y Bienestar) seleccionaron científicos de los dos Departamentos y obtuvieron experiencia adicional de la comunidad científica en todo el país para abordar la necesidad del público de una orientación autorizada y coherente sobre la dieta y la salud.

USDA y HHS colaboran para desarrollar el Lineamientos dieteticos

En febrero de 1980, el USDA y el HHS emitieron en colaboración La nutrición y su salud: pautas dietéticas para estadounidenses, que describió siete principios para una dieta saludable para ayudar a las personas sanas a tomar decisiones alimentarias diarias. Esta edición se basó, en parte, en la Informe del Cirujano General de 1979 sobre Promoción de la Salud y Prevención de Enfermedades y los hallazgos de un grupo de trabajo convocado por la Sociedad Estadounidense de Nutrición Clínica, que revisó la evidencia que relaciona seis factores dietéticos con la salud de la nación. El foco de la Guías dietéticas de 1980 era ofrecer ideas para incorporar una variedad de alimentos en la dieta para proporcionar nutrientes esenciales mientras se mantiene el peso corporal recomendado.

También brindó orientación sobre la limitación de componentes dietéticos como el azúcar, las grasas, las grasas saturadas, el colesterol y el sodio, que comenzaban a verse como factores de riesgo en ciertas enfermedades crónicas. Ambos Objetivos dietéticos y el primero Pautas dietéticas para estadounidenses eran diferentes de las guías alimentarias anteriores en que reflejaban la evolución de la evidencia científica y cambiaron el enfoque histórico sobre la adecuación de los nutrientes para identificar también los impactos de la dieta en las enfermedades crónicas. Estos documentos de orientación discutieron los conceptos de moderación, incluido el consumo de alcohol, así como la adecuación de nutrientes.

Similar a Objetivos dietéticos, la Guías dietéticas de 1980 se encontró con la controversia de algunos grupos e individuos. Esto llevó al uso de un Comité Asesor externo.

Utilizando un Comité Asesor Federal para Revisar la Ciencia

Después del lanzamiento de la Guías dietéticas de 1980, El Congreso ordenó al USDA y al HHS que convoquen un comité asesor federal para buscar asesoramiento de expertos científicos externos antes de que los departamentos desarrollen la próxima edición de la Lineamientos dieteticos. Por lo tanto, se estableció un Comité Asesor de Guías Alimentarias, compuesto por expertos científicos completamente fuera del sector federal, y el Informe Científico del comité asesor ayudó a informar el desarrollo de la 1985 Nutrición y su salud: pautas dietéticas para estadounidenses. Los Departamentos hicieron relativamente pocos cambios con respecto a la edición de 1980, pero esta segunda edición se publicó con mucho menos debate. El Guías dietéticas de 1985 se utilizaron como marco para los mensajes de educación nutricional del consumidor. También se utilizaron como guía para dietas saludables por grupos científicos, de consumidores e industriales.

En 1989, el USDA y el HHS establecieron un segundo comité asesor científico para revisar la Guías dietéticas de 1985 y hacer recomendaciones para la próxima revisión. La guía de antes Lineamientos dieteticos fue reafirmado. El 1990 Nutrition and Your Health: Dietary Guidelines for Americans (1990 Nutrition and Your Health: Dietary Guidelines for Americans) promovió una alimentación placentera y saludable mediante la variedad y la moderación, en lugar de la restricción dietética.

El USDA y el HHS han continuado creando un Comité Asesor de Guías Alimentarias para cada ciclo de revisión subsiguiente. Cada Comité Asesor tiene la tarea de revisar la ciencia sobre nutrición y salud, recibir y revisar los comentarios públicos y preparar informes científicos para asesorar al Gobierno Federal. Estos informes científicos informaron al USDA y al HHS a medida que los Departamentos desarrollaron las ediciones de 1995, 2000, 2005, 2010, 2015-2020 y 2020-2025 de la Lineamientos dieteticos.

Este gráfico muestra cómo Lineamientos dieteticos el desarrollo, los productos y la audiencia han cambiado desde 1980 hasta el presente.

La Ley Nacional de Monitoreo de la Nutrición e Investigaciones Relacionadas

Las ediciones de 1980, 1985 y 1990 de la Lineamientos dieteticos fueron emitidos voluntariamente por los dos Departamentos. Con la aprobación de la Ley Nacional de Investigación y Vigilancia de la Nutrición de 1990, la edición de 1995 de La nutrición y su salud: pautas dietéticas para estadounidensess se convirtió en la primera guía dietética ordenada por el Congreso por ley. Esta ley ordena a los secretarios del USDA y el HHS que emitan conjuntamente al menos cada cinco años un informe titulado "Pautas dietéticas para estadounidenses.’

Enfoque evolutivo: de los nutrientes a los patrones dietéticos

Desde 1980, la Lineamientos dieteticos han sido notablemente consistentes en los componentes que componen una dieta saludable, pero también han evolucionado de manera significativa para reflejar las actualizaciones de la ciencia.

Ediciones anteriores del Lineamientos dieteticos se basó en el cuerpo de la ciencia para analizar las relaciones entre los nutrientes individuales, los alimentos y los grupos de alimentos y los resultados de salud. Aunque esta base científica sigue siendo sustancial, la ciencia ha progresado. En la actualidad, existe un cuerpo científico que analiza la relación entre los patrones dietéticos generales y varios resultados de salud.

Así como los nutrientes no se consumen de forma aislada, los alimentos y las bebidas tampoco se consumen por separado. Más bien, estos se consumen en varias combinaciones a lo largo del tiempo: un patrón de alimentación o dietético. La base científica actual muestra que los componentes de un patrón dietético pueden tener relaciones interactivas, sinérgicas y potencialmente acumulativas, de modo que el patrón dietético puede predecir más el estado de salud general y el riesgo de enfermedad que los alimentos o nutrientes individuales. Por lo tanto, los patrones dietéticos y sus componentes de alimentos y nutrientes son el núcleo de la Pautas dietéticas para estadounidenses, 2020-2025. Esta edición del Lineamientos dieteticos también adopta un enfoque de vida útil que se centra en qué comer y beber en las diferentes etapas de la vida, y confirma los elementos centrales de un patrón de alimentación saludable.

Avance en métodos para revisar la ciencia

Brindar al público una guía dietética basada en la ciencia es fundamental para Lineamientos dieteticos. La ciencia de la nutrición que informa las revisiones de cada edición del Lineamientos dieteticos está documentado en el Informe Científico del Comité Asesor. Con el creciente énfasis en la calidad de los datos en el desarrollo de recomendaciones clínicas y de salud pública, el Comité Asesor de 2005 hizo avances al utilizar un enfoque más sistemático para revisar el cuerpo de la ciencia que los comités asesores anteriores. Esta revisión sistemática de la evidencia se realizó además para el Comité Asesor de 2010 con la creación de la Revisión Sistemática de Evidencia Nutricional (NESR) por parte del USDA (anteriormente conocida como Biblioteca de Evidencia Nutricional).

La NESR utiliza un enfoque de vanguardia para buscar, evaluar y sintetizar el cuerpo de ciencia relacionada con la alimentación y la nutrición. Este enfoque riguroso basado en protocolos está diseñado para minimizar el sesgo, aumentar la transparencia y garantizar revisiones sistemáticas relevantes, oportunas y de alta calidad para informar las políticas, los programas y las recomendaciones federales relacionados con la nutrición. La NESR también se utilizó para respaldar la finalización de revisiones sistemáticas originales para los Comités Asesores de 2015 y 2020.

Otro enfoque utilizado es el modelado de patrones alimentarios. El Comité Asesor de 2005 fue el primero en introducir este enfoque para ayudar al Comité a describir los tipos y cantidades de alimentos para comer que pueden proporcionar una dieta nutricionalmente adecuada. Este enfoque también fue utilizado y ampliado por los Comités Asesores de 2010 y 2015 e incluyó modelos de múltiples tipos de dietas informadas por la ciencia. El Comité Asesor de 2020 continuó el uso de modelos de patrones de alimentos, llevando adelante este tipo de patrones de alimentación y explorando patrones de alimentación para niños pequeños por primera vez.

Un tercer enfoque utilizado es el análisis de datos. Esto se utiliza para ayudarnos a comprender la ingesta dietética actual y el estado de salud de los estadounidenses. Estos datos ayudan a asegurar que el Lineamientos dieteticos son prácticos, relevantes y alcanzables. Desde 1995, los Comités Asesores de Guías Alimentarias han utilizado el análisis de datos para respaldar las recomendaciones de cambios en la Lineamientos dieteticos.

Juntos, estos tres enfoques complementarios proporcionan una sólida base de pruebas para el desarrollo de una guía dietética. Con cada edición del Lineamientos dieteticos, El USDA y el HHS se comprometen a revisar estos y otros métodos para garantizar que se disponga de los mejores consejos dietéticos para promover la salud y ayudar a prevenir enfermedades para todos los estadounidenses. Por ejemplo, en el momento en que el USDA creó el NESR, fue uno de los primeros en aplicar revisiones sistemáticas al campo de la nutrición. Desde entonces, las revisiones sistemáticas en el campo de la nutrición se han convertido en una práctica recomendada común.

Abordar las necesidades de salud pública

Desde el Objetivos dietéticos a la corriente Lineamientos dieteticos, los objetivos y recomendaciones han sido una forma de abordar los problemas de salud pública relacionados con el papel de la dieta en la promoción de la salud y la prevención de enfermedades. Ediciones anteriores de la Lineamientos dieteticos enfocado específicamente en estadounidenses sanos de 2 años en adelante. El Pautas dietéticas para estadounidenses, 2020-2025 adopta un enfoque de vida útil, destacando la importancia de los patrones dietéticos en cada etapa de la vida desde la infancia hasta la edad adulta mayor, y proporciona recomendaciones específicas para cada etapa de la vida y considerando las características de patrones dietéticos saludables que pueden llevarse a la siguiente etapa de la vida. Ediciones recientes del Lineamientos dieteticos También reconocen que las enfermedades crónicas relacionadas con la dieta, como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes tipo 2, la obesidad y algunos tipos de cáncer, son cada vez más frecuentes entre los estadounidenses y representan un importante problema de salud pública. Como resultado, el Lineamientos dieteticos también se centran en aquellos que tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades crónicas. Si bien las Guías Alimentarias no están destinadas directamente al tratamiento de enfermedades, los profesionales médicos y de la nutrición pueden adaptarlas, y a menudo lo hacen, para alentar a sus pacientes a seguir patrones dietéticos saludables. La investigación ha demostrado que cada paso que se acerca a comer una dieta que se alinea con el Lineamientos dieteticos reduce el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y cáncer.

Dado su enfoque en la prevención de enfermedades y la promoción de la salud, la información del Lineamientos dieteticos se utiliza para desarrollar políticas y programas federales de alimentación, nutrición y salud. También sirve como base para los materiales de educación nutricional diseñados para el público y para los componentes de educación nutricional de los programas de alimentos del USDA y el HHS. Los gobiernos estatales y locales, las escuelas, la industria alimentaria, otras empresas, los grupos comunitarios y los medios de comunicación también utilizan Lineamientos dieteticos información para desarrollar programas, políticas y comunicación para el público en general. Se anima a los profesionales de la salud y la nutrición a promover la Lineamientos dieteticos como un medio para ayudar a los estadounidenses a concentrarse en llevar una dieta saludable y mantenerse físicamente activos en cada etapa de la vida.


Tarjetas de recetas saludables y cajas de alimentos para familias de bajos ingresos en todo el país

Herbalife Nutrition (NYSE: HLF) en asociación con Feed the Children, una organización sin fines de lucro líder enfocada en aliviar el hambre infantil, bajo la iniciativa Nutrition for Zero Hunger, anunció hoy que suministrará 48,000 juegos de tarjetas de recetas de comidas y refrigerios saludables como parte de Feed the Cajas de alimentos para niños distribuidas a familias de bajos ingresos en todo EE. UU. Al igual que los servicios de kits de comidas, las recetas de comidas y bocadillos, diseñadas por el equipo de expertos en nutrición y dietistas registrados de Herbalife Nutrition, incluyen ingredientes asequibles que a menudo se incluyen en las cajas de donación de alimentos.

Según una reciente encuesta mundial sobre inseguridad alimentaria, encargada por Feed the Children y Herbalife Nutrition, en el marco de la asociación Nutrition for Zero Hunger, el 73 por ciento de los estadounidenses ha experimentado inseguridad alimentaria o falta de recursos financieros disponibles para alimentar a un hogar, por primera vez. desde el inicio de la pandemia. Mientras tanto, el 65 por ciento también ha tenido problemas para comer una dieta que se alinee con sus pautas dietéticas nacionales. La encuesta incluyó a más de 9.000 encuestados de 21 países.

Según la encuesta de inseguridad alimentaria, los estadounidenses informaron tener dificultades para seguir las pautas dietéticas debido a las siguientes barreras:

  • El 56 por ciento tiene dificultades para almacenar alimentos frescos durante la pandemia, debido a los viajes menos frecuentes al supermercado.
  • El 47 por ciento dijo que la comida saludable es demasiado cara.
  • El 40 por ciento no está seguro de qué alimentos entran en categorías dietéticas.
  • El 34 por ciento no tiene alimentos saludables disponibles en su área.

“Al crear estas recetas, tuvimos en cuenta las barreras que enfrentan muchas personas al lidiar con la inseguridad alimentaria”, dijo Susan Bowerman, M.S., RD, CSSD, CSOWM, FAND, directora senior de Educación y Capacitación en Nutrición Mundial de Herbalife Nutrition. "Nuestro equipo de expertos está ansioso por seguir trabajando para proporcionar materiales y recursos similares a todos nuestros socios de Nutrición para el Hambre Cero".

Las recetas se alinean con la filosofía de nutrición de la compañía y también son adecuadas para los beneficiarios del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP). Esta campaña de tarjetas de recetas tiene la intención de ofrecer un recurso educativo para quienes sufren de inseguridad alimentaria en los EE. UU. Para preparar comidas saludables y fomentar comportamientos saludables para un futuro mejor. Las tarjetas también estarán disponibles para su descarga a través de la página de asociación corporativa Feed the Children y la página de Nutrición para el Hambre Cero de Herbalife Nutrition.

Cada conjunto de tarjetas de recetas, traducidas tanto en inglés como en español, también incluirá un código QR para una encuesta de siete preguntas donde los beneficiarios podrán proporcionar comentarios sobre la facilidad de las instrucciones y la simplicidad de las recetas y el sabor, y también permitirá que Feed the Los niños deben realizar un seguimiento del uso de recetas y cualquier impacto en la salud y el bienestar.

“Estamos muy contentos de llevar la experiencia en nutrición de Herbalife Nutrition a nuestros beneficiarios a través de materiales convenientes que brindarán educación sobre cómo preparar comidas saludables. Esperamos que estas tarjetas de recetas fomenten hábitos saludables de cocina y nutrición que beneficiarán a las familias en los próximos años ”, dijo Bob Thomas, Director Corporativo y de Relaciones Externas de Feed the Children. "Esperamos aprender mucho de nuestros beneficiarios cuando compartan cómo utilizan estos recursos y qué más podríamos ofrecer".

Durante más de 40 años, Herbalife Nutrition ha brindado una buena nutrición a comunidades de todo el mundo. Como líder mundial en nutrición, Herbalife Nutrition, en asociación con socios líderes sin fines de lucro, está ayudando a abordar los desafíos globales del hambre, la inseguridad alimentaria y la desnutrición a través de Nutrition for Zero Hunger.

Si está buscando asistencia alimentaria, visite www.FeedtheChildren.org.

Acerca de Herbalife Nutrition

Herbalife Nutrition es una compañía global que ha estado cambiando la vida de las personas con excelentes productos de nutrición y una oportunidad comercial comprobada para sus distribuidores independientes desde 1980. La Compañía ofrece productos de alta calidad respaldados por la ciencia, vendidos en más de 90 países por distribuidores emprendedores que brindan Coaching personalizado y una comunidad de apoyo que inspira a sus clientes a adoptar un estilo de vida más saludable y activo. A través de la campaña global de la Compañía para erradicar el hambre, Herbalife Nutrition también se compromete a llevar la nutrición y la educación a las comunidades de todo el mundo.

En Feed the Children, alimentamos a niños hambrientos. Imaginamos un mundo en el que ningún niño se acueste con hambre. En los EE. UU. E internacionalmente, estamos dedicados a ayudar a las familias y comunidades a lograr una vida estable y a reducir la necesidad de ayuda en el futuro, al tiempo que les proporcionamos alimentos y recursos para ayudarlos hoy. Distribuimos donaciones de productos de donantes corporativos a socios de la comunidad local, brindamos apoyo a maestros y estudiantes, y movilizamos recursos rápidamente para ayudar en los esfuerzos de recuperación cuando ocurren desastres naturales. A nivel internacional, gestionamos programas de desarrollo comunitario centrados en los niños en 9 países. Damos la bienvenida a las asociaciones porque sabemos que nuestro trabajo no sería posible sin relaciones de colaboración. Visite feedthechildren.org para obtener más información.

Acerca de la nutrición para el hambre cero

A través de Nutrition for Zero Hunger, Herbalife Nutrition está ayudando a abordar el aumento del hambre, la inseguridad alimentaria y la desnutrición en el mundo. Como líder en la industria de la nutrición, estamos comprometidos a abordar esta necesidad mediante esfuerzos combinados para el acceso a una nutrición saludable y educación nutricional. Nutrition for Zero Hunger se alinea con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 de las Naciones Unidas, que exige acciones audaces para acabar con la malnutrición en todas sus formas para 2030, así como soluciones para acabar con el hambre en el mundo y mejorar la nutrición en todo el mundo. La iniciativa aborda el hambre mundial, la seguridad alimentaria y la desnutrición a través de compromisos clave para garantizar un mayor acceso, educación y empoderamiento de una nutrición saludable en todo el mundo.


Mantenga las dietas bajas en carbohidratos fuera de las pautas dietéticas para los estadounidenses

La dietista del Comité de Médicos Minh Nguyen, MS, RD, estuvo en Houston el 24 de enero para advertir al Comité Asesor de Pautas Dietéticas 2020 (DGAC) sobre los peligros de recomendar dietas bajas en carbohidratos en las Pautas dietéticas para estadounidenses 2020-2025.

La DGAC está trabajando en un informe científico que dará forma a las próximas Guías Alimentarias, que están programadas para ser publicadas a fines de 2020 o principios de 2021.

En julio, Susan Levin, MS, RD, directora de educación nutricional del Comité de Médicos, testificó ante la DGAC. Ella recomendó que las Guías Alimentarias se deshagan de los lácteos para ayudar a los estadounidenses a combatir las enfermedades cardíacas, el cáncer y la intolerancia a la lactosa.

A continuación se incluye un extracto del testimonio del Sr. Nguyen:

Me gustaría discutir los riesgos de las dietas bajas en carbohidratos, específicamente, las dietas que disminuyen los carbohidratos mientras aumentan la ingesta de proteínas y grasas. A pesar de los datos incompletos y contradictorios sobre sus efectos a largo plazo en los resultados de salud, las personas continúan adoptándolos con esperanzas equivocadas.

Las dietas bajas en carbohidratos tienden a reducir la ingesta de fibra, un nutriente subconsumido y una mayor ingesta de proteína animal, colesterol y grasas saturadas, todos los cuales son consumidos en exceso por los estadounidenses y son factores de riesgo de mortalidad y enfermedades cardiovasculares.

Un estudio de cohorte prospectivo y un metanálisis publicado en La lanceta en 2018 investigó la asociación entre la ingesta dietética de carbohidratos y la mortalidad y descubrió que la mortalidad aumentaba cuando los carbohidratos se intercambiaban por grasas o proteínas de origen animal, y la mortalidad disminuía cuando las sustituciones eran de origen vegetal.

La investigación muestra que una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas no es saludable y conduce a una función endotelial más deficiente, mayor proteína C reactiva, arterias más rígidas, mayor riesgo cardiovascular, mayor mortalidad cardiovascular, mayor mortalidad por cáncer y mayor mortalidad general.

A diferencia de una dieta baja en carbohidratos, una dieta centrada en plantas, alta en carbohidratos complejos y sin refinar de alimentos vegetales integrales, ha demostrado revertir la enfermedad cardíaca y los signos del cáncer de próstata en etapa temprana en ensayos controlados aleatorios.

Animo al comité a establecer pautas que sigan la ciencia: dejar en claro a los estadounidenses qué alimentos deberían comer más, es decir, más alimentos de origen vegetal mínimamente procesados, como frutas, verduras, cereales integrales y legumbres. También aliento al comité a dejar en claro qué alimentos los estadounidenses deberían comer menos, a saber, los alimentos de origen animal como la carne, los lácteos y los huevos.


La Asociación Estadounidense del Corazón ahora recomienda menos azúcar para los niños

FILADELFIA (CNN) & # 8212 Mary Poppins puede necesitar encontrar una nueva táctica para hacer que el medicamento disminuya. Los niños, de 2 a 18 años, no deben consumir más de aproximadamente seis cucharaditas de azúcares agregados en sus dietas diarias, según las nuevas recomendaciones de la American Heart Association.

Los investigadores denominaron limitar el consumo de azúcar añadido de un niño a seis cucharaditas, equivalente a unas 100 calorías o 25 gramos, un objetivo importante de salud pública, en un artículo publicado en la revista Circulation el lunes. El documento describe las nuevas recomendaciones.

& # 8220Una dieta alta en azúcares añadidos está fuertemente asociada con el aumento de peso, obesidad, resistencia a la insulina, colesterol anormal y enfermedad del hígado graso en los niños y todos estos aumentan el riesgo cardiovascular futuro & # 8221, dijo la Dra. Miriam Vos, profesora asociada de pediatría en Emory University y Children & # 8217s Healthcare of Atlanta y autor principal del artículo.

& # 8220Espero que esta declaración ayude a los padres y a las organizaciones que ayudan a cuidar a los niños proporcionando una meta alcanzable & # 8221, dijo. & # 8220Cuánta azúcar está bien para los niños ha sido un tema confuso para los padres y esta declaración proporciona un objetivo que los padres pueden entender y que marcará una gran diferencia para la salud de los niños. & # 8221

Los investigadores revisaron y analizaron más de 100 artículos y estudios anteriores sobre los efectos en la salud cardiovascular de los azúcares agregados en los niños publicados hasta noviembre de 2015.

También analizaron datos dietéticos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición sobre la cantidad de azúcar agregada que se consumió en los Estados Unidos de 2009 a 2012.

Los investigadores concluyeron que los niños actualmente consumen más de los 25 gramos o menos de azúcares añadidos al día, en promedio, que se recomiendan recientemente.

Las últimas pautas dietéticas nacionales publicadas por la Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud recomiendan limitar los dulces para que el azúcar agregada represente solo el 10% o menos de sus calorías diarias.

Esa cantidad está & # 8220 estrechamente alineada con las nuevas recomendaciones & # 8221 Vos. & # 8220La declaración de la AHA proporciona una cantidad fija, 25 gramos, que es menos del 10% de las calorías para la mayoría de los niños y es más fácil de entender para los padres. & # 8221

Entendiendo el azúcar agregada

¿Qué se considera azúcares añadidos? Cualquier azúcar de mesa, fructosa o miel que se utilice como ingrediente en el procesamiento y la preparación de alimentos o bebidas, o se consuma por separado o se agregue a una comida en la mesa del comedor. Algunos alimentos que contienen azúcares agregados son refrescos, dulces, galletas, pasteles, helados y tartas.

& # 8220Un bagel de grano entero con queso crema no puede tener azúcar agregada, mientras que una rosquilla esmerilada tiene 23 gramos de azúcar agregada, & # 8221 Vos. & # 8220 Un tazón de cereal puede variar de 1 gramo a 12 o más gramos, dependiendo de la marca. Por lo general, un refresco tiene 33 gramos. Un desayuno saludable de cereales integrales con bajo contenido de azúcar agregada con una pieza de fruta y un vaso de leche baja en grasa tendría aproximadamente 1 gramo de azúcar agregada, [pero] varía según el cereal. & # 8221

Si la recomendación de las seis cucharaditas se vuelve difícil de seguir, eso se debe a que muchos alimentos procesados ​​en el supermercado están diseñados para ser ricos en azúcar y bajos en fibra, dijo el Dr. Robert Lustig, profesor de pediatría en la Universidad de California en San Francisco. , que no participó en el nuevo periódico.

& # 8220 Ahora tenemos los datos para mostrar que el azúcar es diferente del almidón, no está relacionado con sus calorías y es causante de cuatro enfermedades: diabetes tipo 2, enfermedad cardíaca, enfermedad del hígado graso y caries dentales, & # 8221, dijo. & # 8220Es & # 8217s como el alcohol, pero para los niños. & # 8230 Activa el centro de recompensa del cerebro & # 8217 para hacerte consumir más. & # 8221

El nuevo artículo no solo proporciona una revisión exhaustiva de los datos actuales, sino que también revela vínculos & # 8220 profundos & # 8221 y & # 8220 profundamente perturbadores & # 8221 entre la cantidad de azúcares añadidos que consumen los niños estadounidenses y su riesgo de enfermedades cardíacas, dijo el Dr. Sanjay Basu , profesor asistente de medicina en la Universidad de Stanford, que no participó en el artículo.

& # 8220Estoy muy preocupado, como padre, de que mi hijo no debería & # 8217 consumir tanta azúcar agregada como yo cuando era niño & # 8221, & # 8221, dijo, & # 8220, y esta declaración de la AHA contribuye en gran medida a ayudar a padres como Entiendo las implicaciones de lo que le doy de comer a mi hijo. & # 8221

The-CNN-Wire ™ & amp © 2016 Cable News Network, Inc., una empresa de Time Warner. Reservados todos los derechos.


Programa de asistencia nutricional suplementaria

El Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) (anteriormente conocido como Programa de Cupones para Alimentos) sirve como la fuente principal de asistencia nutricional para millones de personas de bajos ingresos mensualmente. Aumenta el poder adquisitivo de alimentos para los hogares elegibles con beneficios que se pueden usar para comprar alimentos en tiendas minoristas autorizadas y mercados de agricultores en todo el país.

Las agencias estatales operan SNAP de acuerdo con los estándares nacionales de elegibilidad y beneficios establecidos por las leyes y regulaciones federales, implementan estrategias para promover opciones saludables y prevenir la obesidad entre los participantes, brindan servicios de empleo y capacitación para ayudar a los participantes a avanzar hacia la autosuficiencia y son responsables de garantizar la integridad en certificación y emisión de beneficios. El USDA supervisa a más de 250,000 minoristas de alimentos que canjean los beneficios.


Dieta nacional para la disfagia: pautas para el puré

El Dieta Nacional para la Disfagia es el estándar para el tratamiento dietético de las dificultades para tragar.

Los proveedores de atención médica determinan el nivel de puré de los pacientes. (para una explicación de la disfagia, vea este video ¿Qué es la disfagia?)

Al usar el Guía de purés esenciales , consulte a su proveedor de atención médica (esto incluye al médico, el patólogo del habla y el dietista).

El lenguaje y la jerga de los alimentos y bebidas modificados

En 2002, la Asociación Dietética Estadounidense (ahora llamada Academia de Nutrición y Dietética) establecen los estándares para el "Dieta nacional para la disfagia: estandarización para una atención óptima”.

A partir del verano de 2015, el Iniciativa internacional de estandarización de la dieta para la disfagia está trabajando para estandarizar la terminología de texturas de alimentos y consistencias de líquidos para su uso en todo el mundo, en todas las culturas y con todos los grupos de edad.

Los siguientes términos se aplican a la modificación de alimentos y bebidas. Su proveedor de atención médica determinará cuál de estos es apropiado para usted.

No existe una dieta de "talla única". Todas las dietas deben crearse con el asesoramiento de los proveedores de atención médica, es decir, médicos y patólogos del habla. Consulte a su médico y logopeda si tiene alguna pregunta.

Los niveles de puré

Las recetas de la Guía de purés esenciales son para Disfagia Dieta avanzada o dieta blanda, Número 6.

Las instrucciones para el número 5, Mechanical Soft y el número 4, puré, se incluyen en la guía Essential Purée.

Si le han dicho que necesita modificar las texturas de los alimentos, estos son los estándares:

Comencemos con la Dieta Regular: LA COMIDA COMO LA CONOCEMOS

Dieta regular: Todos los alimentos son aceptables. Los alimentos pueden ser duros y crujientes, duros, crujientes y pueden contener semillas, cáscaras y cáscaras. Persons on a regular diet have the ability to produce saliva and chew for as long as it takes for the food to form a cohesive “ball” (bolus) for safe swallowing. Mixed textures are no problem. (Internationally known as “7”)

Some patients have a temporary need for puree and return to the regular diet. Some patients remain on puree for reasons indicated in their own medical history.

Dysphagia Advanced Soft Diet: (Internationally known as “Soft” or “6”) Foods of “nearly regular” textures with the exception of very hard, sticky or crunchy foods. This texture requires chewing and tongue control. Foods should be tender and easy to break into pieces with a fork.

Dysphagia Mechanical Soft Diet: (Internationally known as “Minced and moist” or “5”) Foods with a moist, soft texture. Ability to tolerate mixed textures needs to be assessed. Meats need to be chopped or ground. Vegetables need to be well cooked and easily chewed. Foods should be in small pieces (1/4” or 5mm). No hard, chewy, fibrous, crisp or crumbly bits. No husk, seed, skins, gristle or crusts. No “floppy” textures such as lettuce and raw spinach. No foods where the juice separates from the solid upon chewing, like watermelon.

Dysphagia Pureed: (Internationally known as “Extremely thick” or “4’) All food should be pureed to a homogenous, cohesive, smooth texture. Foods should be “pudding-like” and hold its shape on a spoon. Contains no lumps. Not sticky. Pureed foods can be piped or molded and will not spread out if spilled. The prongs of a fork make a clear pattern when drawn across the surface of the puree.

Liquidos

The Essential Purée Guidebook does not deal with the liquid diet, only liquids thickened as beverages, MEANING A NECTAR OR HONEY CONSISTENCY. If you have been told that your liquids must be nectar or honey consistency, these are defined below.

If you’ve been told that you are now on a liquid diet, please see your healthcare providers. This means that all foods need to pureed to a liquid consistency. This diet may be “clear” liquid or “full” liquid. “Clear” liquids contain no solids. “Full” liquids contain pureed solids. Liquids must be the correct consistency for safe swallowing.

Your healthcare provider will tell you if you may use any of the recipes included or must use commercially available liquids.

Liquid Diet Definitions

Nectar Thick liquids: liquids coats and drips off a spoon like a lightly set gelatin. This consistency requires little more effort to drink than thin liquid. It is easier to control though the swallow than thin liquid and can flow through a straw or nipple. (Internationally known as “Slightly thick” or “1”)

Honey Thick liquids: liquids thicker than “nectar thick” and flows off a spoon in a ribbon, like actual honey. This consistency allows for a more controlled swallow. This consistency is difficult to drink through a standard straw. (Internationally known as “Mildly thick” or “2”)

Pudding Thick liquids: liquid stays on a spoon in a soft mass but will not hold its shape. It pours slowly off a spoon and is sip-able. This consistency is difficult to draw though a wide-bore straw. (Internationally known as “Moderately thick and Liquidized” or “3”)

This analysis was created by a recognized expert in the field of dysphagia, Laura Michael, a board member of the National Foundation of Swallowing Disorders and an ambassador to the International Dysphagia Diet Standardization Initiative (IDDSI), the committee working on establishing international standards for the National Dysphagia Diet. Laura is the author of a clinical manual for caregivers that may be obtained from her website, dysphagiasolutions.com

For Clinicians: A Note from the Authors of the National Dysphagia Diet

The National Dysphagia Diet authors stress that the categorization process is a work in progress and far from a perfect science, especially as applied to the individualized needs of each dysphagia patient.

While establishing liquid and food-related categorical protocols may help to create a standardized “starting point” to evaluate the specific needs of each patient, both the NDD task force and ASHA experts acknowledge that there is much research to be conducted and it should never be applied as a “one-size-fits-all” approach.

El International Dysphagia Diet Standardization Initiative (IDDSI) work group has taken up the challenge to re-look at the dysphagia diet from a global perspective.

They are a group of people from diverse professions including nutrition & dietetics, medicine, speech pathology, occupational therapy, nursing, patient safety, engineering, food science & technology from around the world who have come together to establish an international standardized terminology and definitions for texture modified foods and thickened liquids for persons with dysphagia.

In the next several years clinicians just might see the next evolution of a the National Dysphagia Diet.


Do National Dietary Guidelines Do More Harm Than Good?

For nearly three decades, Americans have become accustomed to hearing about the latest dietary guidelines, which are required by federal regulation to be revised and reissued at five-year intervals. Mid-way to the drafting of the 2010 guidelines, researchers at Albert Einstein College of Medicine of Yeshiva University raise questions about the benefits of federal dietary guidelines, and urge that guideline writers be guided by explicit standards of evidence to ensure the public good. The researchers, led by Paul Marantz, M.D., MPH, associate dean for clinical research education at Einstein, outline their argument in the January 22 online edition of the American Journal of Preventive Medicine.

"When dietary guidelines were initially introduced in the late 1970s, their population-based approach was especially attractive since it was presumed to carry little risk," says Dr. Marantz, who also is professor of epidemiology and population health, and of medicine at Einstein. "However, the message delivered by these guidelines might actually have had a negative impact on health, including our current obesity epidemic. The possibility that these dietary guidelines might actually be endangering health is at the core of our concern about the way guidelines are currently developed and issued."

Dr. Marantz and colleagues argue that if guidelines can alter behavior, such alteration could have positive or negative effects. They cite how, in 2000, the Dietary Guideline Advisory Committee suggested that the recommendation to lower fat, advised in the 1995 guidelines, had perhaps been ill-advised and might actually have some potential harm. The committee noted concern that "the previous priority given to a 'low-fat intake' may lead people to believe that, as long as fat intake is low, the diet will be entirely healthful. This belief could engender an overconsumption of total calories in the form of carbohydrates, resulting in the adverse metabolic consequences of high-carbohydrate diets," the committee wrote, while also noting that "an increasing prevalence of obesity in the United States has corresponded roughly with an absolute increase in carbohydrate consumption."

Dr. Marantz and colleagues present data that support these trends however, they are careful to note that this temporal association does not prove causation. Instead, says Dr. Marantz, "it raises the possibility of a net harmful effect of seemingly innocuous dietary advice. These dietary recommendations did not necessarily cause harm, but there is a realistic possibility that they may have."

"As doctors, our first call is to do no harm," he adds. "That's why we recommend that guidelines be generous in providing information, but more cautious in giving direction. Any directions should be based on the very highest standards of scientific evidence. After all, we expect that much from pharmaceutical companies before they bring a new drug to market."

In a commentary published in the same issue of the American Journal of Preventive Medicine, Steven H. Woolf, MD, MPH, from Virginia Commonwealth University and Marion Nestle, PhD, MPH, of New York University, maintain that the guidelines are supported by decades of research. While they agree with Dr. Marantz that people often compensate for low-fat intake by consuming more calories, they disagree that the guidelines were wrong to encourage low-fat diets. "The guidelines were not the culprit," said Dr. Woolf, who believes that the government was right to share what was known about the dietary causes of disease.

Woolf and Nestle do not dispute that guidelines can have unintended consequences. However, they write, "When the prevailing message fails to achieve its intended aims or achieves the wrong ends, the solution is not to abandon the enterprise but to reshape the message to achieve desired outcomes."


Childhood Nutrition Facts

Healthy eating in childhood and adolescence is important for proper growth and development and to prevent various health conditions. 1,2 The Dietary Guidelines for Americans, 2020&ndash2025 external icon recommend that people aged 2 years or older follow a healthy eating pattern that includes the following 2 :

  • A variety of fruits and vegetables.
  • Whole grains.
  • Fat-free and low-fat dairy products.
  • A variety of protein foods.
  • Oils.

These guidelines also recommend that individuals limit calories from solid fats (major sources of saturated and trans fatty acids) and added sugars, and reduce sodium intake. 2 Unfortunately, most children and adolescents do not follow the recommendations set forth in the Dietary Guidelines for Americans. 2&ndash4

Healthy eating can help individuals achieve and maintain a healthy body weight, consume important nutrients, and reduce the risk of developing health conditions such as 1,2

  • High blood pressure.
  • Enfermedad del corazón.
  • Type 2 diabetes.
  • Cáncer.
  • Osteoporosis.
  • Deficiencia de hierro.
  • Dental caries (cavities).

Position of the American Dietetic Association: vegetarian diets

It is the position of the American Dietetic Association that appropriately planned vegetarian diets, including total vegetarian or vegan diets, are healthful, nutritionally adequate, and may provide health benefits in the prevention and treatment of certain diseases. Well-planned vegetarian diets are appropriate for individuals during all stages of the life cycle, including pregnancy, lactation, infancy, childhood, and adolescence, and for athletes. A vegetarian diet is defined as one that does not include meat (including fowl) or seafood, or products containing those foods. This article reviews the current data related to key nutrients for vegetarians including protein, n-3 fatty acids, iron, zinc, iodine, calcium, and vitamins D and B-12. A vegetarian diet can meet current recommendations for all of these nutrients. In some cases, supplements or fortified foods can provide useful amounts of important nutrients. An evidence- based review showed that vegetarian diets can be nutritionally adequate in pregnancy and result in positive maternal and infant health outcomes. The results of an evidence-based review showed that a vegetarian diet is associated with a lower risk of death from ischemic heart disease. Vegetarians also appear to have lower low-density lipoprotein cholesterol levels, lower blood pressure, and lower rates of hypertension and type 2 diabetes than nonvegetarians. Furthermore, vegetarians tend to have a lower body mass index and lower overall cancer rates. Features of a vegetarian diet that may reduce risk of chronic disease include lower intakes of saturated fat and cholesterol and higher intakes of fruits, vegetables, whole grains, nuts, soy products, fiber, and phytochemicals. The variability of dietary practices among vegetarians makes individual assessment of dietary adequacy essential. In addition to assessing dietary adequacy, food and nutrition professionals can also play key roles in educating vegetarians about sources of specific nutrients, food purchase and preparation, and dietary modifications to meet their needs.