Nuevas recetas

Una docena de rojos de la costa oeste

Una docena de rojos de la costa oeste

Chardonnay puede ser la uva de vinificación más cultivada en California, pero para muchos bebedores, la costa oeste significa vinos tintos. Además de los nombres Paul Hobbs, Concannon y Hedges, que generalmente significa vinos de alta calidad y, a menudo, de buena relación calidad-precio.

Consulte nuestra lista seleccionada de vinos para probar.

Three Sticks "Head High" Pinot noir del condado de Sonoma 2013 ($30)

Muy agradable con muchos sabores a raíz, cola y frambuesa. Hay una patada agradable, no borgoñona en el final.

Three Sticks "Head High" vino tinto de California 2014 ($30)

A mezcla de Burdeos algo picante donde el picante ayuda a salvar la fruta algo blanda.

Fulcrum “On Point” Sonoma Coast pinot noir 2013 ($34)

Muy seductor, con la fruta dulce del jugo de cerezas, pero con un buen equilibrio y una acidez fresca en el final.

Paul Hobbs "CrossBarn" Sonoma Coast pinot noir 2013 ($34)

Cerezas muy frescas, algunas notas de raíz y frambuesas negras con ribetes especiados bien definidos y un toque de crema en el final.

Paul Hobbs "CrossBarn" Anderson Valley pinot noir 2013 ($36)

Un pinot regordete, cerezas grandes y maduras con notas de raíz, pero con buena acidez.

Paul Hobbs “CrossBarn” Sonoma Coast rosado de pinot noir 2013 ($39)

Sabores intensos de fresas ácidas con un toque de crema, con cuerpo y bien equilibrado.

Justin Paso Robles cabernet sauvignon 2013 ($25)

No es una trufa, pero sí una cabina cálida y acogedora con cereza, menta y chocolate en el final.

Concannon Paso Robles cabernet sauvignon 2013 ($20)

Redondo con cerezas frescas y melosas y un final de caramelo ligero y chocolate cremoso.

Concannon San Francisco Bay petite sirah 2013 ($20)

Mucha crema de arándanos, pero con una espina dorsal de moras ácidas y bastante largo en el paladar.

Vino tinto del Valle de Columbia “Red Mountain” de Hedges 2012 ($27)

Un complejo, bastante agradable Estilo burdeos mezcla con frutos rojos, especias, crema y chocolate ligero - muy largo en el paladar.

Hedges “Red Mountain Cuvée Marcel DuPont” Columbia Valley syrah 2012 ($27)

Frutos rojos maduros, algo jugosos, con buen terroso y taninos moderados, bastante agradable.

Hedges “Red Mountain La Haute Cuvee” vino tinto Columbia Valley 2012 (magnum, $ 49)

A diferencia del anterior Vinos de coberturas, éste carece de vitalidad y complejidad, simplemente frutos rojos calientes.


Sí, hay una diferencia entre el camarón del Golfo y el del Atlántico

Los camarones son el marisco más consumido en los Estados Unidos. Desafortunadamente, en una carrera por encontrar el precio más bajo, la mayoría de los supermercados se han visto inundados de camarones provenientes del Mar de China Meridional, donde la regulación es baja y el control de calidad es sospechoso.

Afortunadamente, no hay razón para poner esa basura en su plato: ¡compre estadounidense! Las aguas del Golfo de México y la costa atlántica producen algunos de los camarones más sabrosos y limpios del mundo, y ambos son muy accesibles para los clientes cotidianos.

Pero, ¿un cuerpo de agua produce mejores camarones? ¿Las temperaturas cálidas del Golfo aumentan los mariscos superiores que el Atlántico relativamente frío? Hablamos con un camaronero profesional para conocer su opinión informada, y destacaremos algunas de las recetas de camarones favoritas de cada región para ayudar a determinar un ganador.

Camarones del golfo
Quizás el camarón del Golfo más fácilmente disponible de todos los camarones del Golfo aporta un sabor más terroso que sus primos del Atlántico. Según el camaronero de Georgia Timmy Stubbs, el sabor del camarón se puede atribuir a las aguas naturalmente más cálidas del Golfo y a las mareas que solo se elevan entre dos y tres pies. Puede parecer poco apetitoso, pero los camarones del Golfo disfrutan del ambiente más fangoso causado por la marea baja, y el resultado de ese lodo es una mineralidad más pronunciada en los mariscos.

Stubbs favorece el camarón cosechado entre Louisiana y Alabama, afirmando: “Una vez que te acercas a Texas, el camarón tiende a albergar un sabor a yodo mucho más pronunciado. A menudo, estos pueden resultar desagradables para la mayoría de las personas ". Los camarones marrones y blancos son los más comunes, principalmente desde Texas hasta Alabama, mientras que los camarones rosados ​​más dulces aparecen en la costa del suroeste de Florida.

Si bien las cocinas locales de los estados del Golfo varían mucho, coma en un restaurante a lo largo de la costa del Golfo desde Luisiana hasta Alabama, encontrará que la mayoría de ellos busca orientación en Nueva Orleans. Como resultado, los platos centrados en camarones como el gumbo de mariscos, el etouffeé de camarones y los po'boys de camarones crujientes aparecen con bastante frecuencia.

Las preparaciones atrevidas y asertivas se adaptan bien a los camarones del Golfo porque necesitan la "carnosidad" natural de los camarones y no dependen de los sutiles matices de los crustáceos para realzar el plato. Esencialmente, los camarones del Golfo son fantásticos mariscos de “utilidad”, pero no necesariamente de sabor superlativo.


Camarón atlántico

Desde la bahía de Chesapeake hasta las aguas de Key West, los camarones costeros del Atlántico vienen en variedades comunes como el marrón y el blanco, pero también los Royal Red, los rosas de Key West y los camarones de roca de Florida. Las altas mareas costeras de hasta siete pies proporcionan un ecosistema diferente para los camarones del Atlántico que sus hermanos del Golfo.

Stubbs explicó: “La dulce hierba spartina en las aguas costeras más profundas le da a los camarones un sabor más dulce. También hay una ola natural de agua fría que fluye y ayuda a mantener más limpio el suministro de alimentos ". Los camarones del Atlántico están más sujetos a la estacionalidad que los del Golfo, sin embargo, la temporada es bastante larga. Desde mediados de la primavera hasta principios del invierno, los crustáceos corren desenfrenados no muy lejos de la costa. Una vez que el agua se enfría demasiado, desde fines del invierno hasta principios de la primavera, los camarones no se encuentran por ninguna parte.

Al examinar algunos de los platos de camarones más populares de la costa atlántica, a saber, los del país bajo de Carolina del Sur, muchos de ellos prefieren preparaciones más simples que permiten que brille la dulzura natural y el sabor salado de los camarones. El estofado Frogmore (básicamente un hervido de camarones), el purloo de camarones y quizás el más popular de todos ellos, camarones y sémola, evitan las complejas salsas de bomba de sabor. En cambio, el camarón es verdaderamente la estrella del espectáculo. Incluso algo tan simple como camarones escalfados refrigerados se convierte en un placer sublime cuando se usan camarones blancos de Carolina.

El veredicto: Si puede encontrarlos, los camarones de la costa atlántica ganan en sabor sobre los del Golfo. Sin embargo, si los camarones del Golfo son todo lo que puede encontrar, definitivamente son mejores que cualquier cosa importada.

Foto (Po'boy): Maura Friedman
Foto (camarones y sémola): Danielle Atkins

El chef Jeffrey Gardner es nativo de Natchez, Miss., Y se graduó de Millsaps College y Johnson & amp Wales University. Vive en Atlanta y se ha desempeñado como segundo chef en los populares restaurantes South City Kitchen Midtown y Alma Cocina. En 2013 se convirtió en chef ejecutivo del restaurante Common Quarter de East Cobb y fue nombrado uno de los diez y ldquoNext Generation of Chefs to Watch & rdquo por el Atlanta Business Chronicle. Ha aparecido en programas de televisión como Food Network & rsquos Chopped y Cooking Channel & rsquos How to Live to 100, y también filmó una serie de videos de cocina saludable con el luchador profesional retirado y gurú del fitness Diamond Dallas Page. En su tiempo libre, le gusta viajar por el mundo con su esposa Wendy, ver programas de juegos y "gastar todo su dinero en conciertos de Bruce Springsteen".


Sí, hay una diferencia entre los camarones del Golfo y del Atlántico

Los camarones son el marisco más consumido en los Estados Unidos. Desafortunadamente, en una carrera por encontrar el precio más bajo, la mayoría de los supermercados se han visto inundados de camarones provenientes del Mar de China Meridional, donde la regulación es baja y el control de calidad es sospechoso.

Afortunadamente, no hay razón para poner esa basura en su plato: ¡compre estadounidense! Las aguas del Golfo de México y la costa atlántica producen algunos de los camarones más sabrosos y limpios del mundo, y ambos son muy accesibles para los clientes cotidianos.

Pero, ¿un cuerpo de agua produce mejores camarones? ¿Las temperaturas cálidas del Golfo aumentan los mariscos superiores que el Atlántico relativamente frío? Hablamos con un camaronero profesional para conocer su opinión informada, y destacaremos algunas de las recetas de camarones favoritas de cada región para ayudar a determinar un ganador.

Camarones del golfo
Quizás el camarón del Golfo más fácilmente disponible de todos los camarones del Golfo aporta un sabor más terroso que sus primos del Atlántico. Según el camaronero de Georgia Timmy Stubbs, el sabor del camarón se puede atribuir a las aguas naturalmente más cálidas del Golfo y a las mareas que solo se elevan entre dos y tres pies. Puede parecer poco apetitoso, pero los camarones del Golfo disfrutan del ambiente más fangoso causado por la marea baja, y el resultado de ese lodo es una mineralidad más pronunciada en los mariscos.

Stubbs favorece el camarón cosechado entre Louisiana y Alabama, afirmando: “Una vez que te acercas a Texas, el camarón tiende a albergar un sabor a yodo mucho más pronunciado. A menudo, estos pueden resultar desagradables para la mayoría de las personas ". Los camarones marrones y blancos son los más comunes, principalmente desde Texas hasta Alabama, mientras que los camarones rosados ​​más dulces aparecen en la costa del suroeste de Florida.

Si bien las cocinas locales de los estados del Golfo varían mucho, coma en un restaurante a lo largo de la costa del Golfo desde Luisiana hasta Alabama, encontrará que la mayoría de ellos busca orientación en Nueva Orleans. Como resultado, los platos centrados en camarones como el gumbo de mariscos, el etouffeé de camarones y los po'boys de camarones crujientes aparecen con bastante frecuencia.

Las preparaciones atrevidas y asertivas se adaptan bien a los camarones del Golfo porque necesitan la "carnosidad" natural de los camarones y no dependen de los sutiles matices de los crustáceos para realzar el plato. Esencialmente, los camarones del Golfo son fantásticos mariscos de “utilidad”, pero no necesariamente de sabor superlativo.


Camarón atlántico

Desde la bahía de Chesapeake hasta las aguas de Key West, los camarones costeros del Atlántico vienen en variedades comunes como el marrón y el blanco, pero también los Royal Reds, Key West pinks y los camarones de roca de Florida. Las altas mareas costeras de hasta siete pies proporcionan un ecosistema diferente para los camarones del Atlántico que sus hermanos del Golfo.

Stubbs explicó: “La dulce hierba spartina en las aguas costeras más profundas le da a los camarones un sabor más dulce. También hay una ola natural de agua fría que fluye y ayuda a mantener más limpio el suministro de alimentos ". Los camarones del Atlántico están más sujetos a la estacionalidad que los del Golfo, sin embargo, la temporada es bastante larga. Desde mediados de la primavera hasta principios del invierno, los crustáceos corren desenfrenados no muy lejos de la costa. Una vez que el agua se enfría demasiado, desde fines del invierno hasta principios de la primavera, los camarones no se encuentran por ninguna parte.

Al examinar algunos de los platos de camarones más populares de la costa atlántica, a saber, los del país bajo de Carolina del Sur, muchos de ellos prefieren preparaciones más simples que permiten que brille la dulzura natural y el sabor salado de los camarones. El estofado Frogmore (básicamente un hervido de camarones), el purloo de camarones y quizás el más popular de todos ellos, camarones y sémola, evitan las complejas salsas de bomba de sabor. En cambio, el camarón es verdaderamente la estrella del espectáculo. Incluso algo tan simple como camarones escalfados refrigerados se convierte en un placer sublime cuando se usan camarones blancos de Carolina.

El veredicto: Si puede encontrarlos, los camarones de la costa atlántica ganan en sabor sobre los del Golfo. Sin embargo, si los camarones del Golfo son todo lo que puede encontrar, definitivamente son mejores que cualquier cosa importada.

Foto (Po'boy): Maura Friedman
Foto (camarones y sémola): Danielle Atkins

El chef Jeffrey Gardner es nativo de Natchez, Miss., Y se graduó de Millsaps College y Johnson & amp Wales University. Vive en Atlanta y se ha desempeñado como segundo chef en los populares restaurantes South City Kitchen Midtown y Alma Cocina. En 2013 se convirtió en chef ejecutivo del restaurante Common Quarter de East Cobb y fue nombrado uno de los diez y ldquoNext Generation of Chefs to Watch & rdquo por el Atlanta Business Chronicle. Ha aparecido en programas de televisión como Food Network & rsquos Chopped y Cooking Channel & rsquos How to Live to 100, y también filmó una serie de videos de cocina saludable con el luchador profesional retirado y gurú del fitness Diamond Dallas Page. En su tiempo libre, le gusta viajar por el mundo con su esposa Wendy, ver programas de juegos y "gastar todo su dinero en conciertos de Bruce Springsteen".


Sí, hay una diferencia entre el camarón del Golfo y el del Atlántico

Los camarones son el marisco más consumido en los Estados Unidos. Desafortunadamente, en una carrera por encontrar el precio más bajo, la mayoría de los supermercados se han visto inundados de camarones provenientes del Mar de China Meridional, donde la regulación es baja y el control de calidad es sospechoso.

Afortunadamente, no hay razón para poner esa basura en su plato: ¡compre estadounidense! Las aguas del Golfo de México y la costa atlántica producen algunos de los camarones más sabrosos y limpios del mundo, y ambos son muy accesibles para los clientes cotidianos.

Pero, ¿un cuerpo de agua produce mejores camarones? ¿Las temperaturas cálidas del Golfo aumentan los mariscos superiores que el Atlántico relativamente frío? Hablamos con un camaronero profesional para conocer su opinión informada, y destacaremos algunas de las recetas de camarones favoritas de cada región para ayudar a determinar un ganador.

Camarones del golfo
Quizás el camarón doméstico más disponible de todos, el camarón del Golfo aporta un sabor más terroso que sus primos del Atlántico. Según el camaronero de Georgia Timmy Stubbs, el sabor del camarón se puede atribuir a las aguas naturalmente más cálidas del Golfo y a las mareas que solo se elevan entre dos y tres pies. Puede parecer poco apetitoso, pero los camarones del Golfo disfrutan del ambiente más fangoso causado por la marea baja, y el resultado de ese lodo es una mineralidad más pronunciada en los mariscos.

Stubbs favorece el camarón cosechado entre Luisiana y Alabama, afirmando: “Una vez que te acercas a Texas, el camarón tiende a albergar un sabor a yodo mucho más pronunciado. A menudo, estos pueden resultar desagradables para la mayoría de las personas ". Los camarones marrones y blancos son los más comunes, principalmente desde Texas hasta Alabama, mientras que los camarones rosados ​​más dulces aparecen en la costa del suroeste de Florida.

Si bien las cocinas locales de los estados del Golfo varían enormemente, coma en un restaurante a lo largo de la costa del Golfo desde Luisiana hasta Alabama, encontrará que la mayoría de ellos busca orientación en Nueva Orleans. Como resultado, los platos centrados en camarones como el gumbo de mariscos, el etouffeé de camarones y los po'boys de camarones crujientes aparecen con bastante frecuencia.

Las preparaciones atrevidas y asertivas se adaptan bien a los camarones del Golfo porque necesitan la "carnosidad" natural de los camarones y no dependen de los sutiles matices de los crustáceos para realzar el plato. Esencialmente, los camarones del Golfo son fantásticos mariscos de “utilidad”, pero no necesariamente de sabor superlativo.


Camarón atlántico

Desde la bahía de Chesapeake hasta las aguas de Key West, los camarones costeros del Atlántico vienen en variedades comunes como el marrón y el blanco, pero también los Royal Reds, Key West pinks y los camarones de roca de Florida. Las altas mareas costeras de hasta siete pies proporcionan un ecosistema diferente para los camarones del Atlántico que sus hermanos del Golfo.

Stubbs explicó: “La hierba spartina dulce en las aguas costeras más profundas le da a los camarones un sabor más dulce. También hay una ola natural de agua fría que fluye y ayuda a mantener más limpio el suministro de alimentos ". Los camarones del Atlántico están más sujetos a la estacionalidad que los del Golfo, sin embargo, la temporada es bastante larga. Desde mediados de la primavera hasta principios del invierno, los crustáceos corren desenfrenados no muy lejos de la costa. Una vez que el agua se enfría demasiado, desde fines del invierno hasta principios de la primavera, los camarones no se encuentran por ninguna parte.

Al examinar algunos de los platos de camarones más populares de la costa atlántica, a saber, los del país bajo de Carolina del Sur, muchos de ellos prefieren preparaciones más simples que permiten que brille la dulzura natural y el sabor salado de los camarones. El estofado Frogmore (básicamente un hervido de camarones), el purloo de camarones y quizás el más popular de todos ellos, camarones y sémola, evitan las complejas salsas de bomba de sabor. En cambio, el camarón es verdaderamente la estrella del espectáculo. Incluso algo tan simple como camarones escalfados refrigerados se convierte en un placer sublime cuando se usan camarones blancos de Carolina.

El veredicto: Si puede encontrarlos, los camarones de la costa atlántica ganan en sabor sobre los del Golfo. Sin embargo, si los camarones del Golfo son todo lo que puede encontrar, definitivamente son mejores que cualquier cosa importada.

Foto (Po'boy): Maura Friedman
Foto (camarones y sémola): Danielle Atkins

El chef Jeffrey Gardner es nativo de Natchez, Miss., Y se graduó de Millsaps College y Johnson & amp Wales University. Vive en Atlanta y se ha desempeñado como segundo chef en los populares restaurantes South City Kitchen Midtown y Alma Cocina. En 2013 se convirtió en chef ejecutivo del restaurante Common Quarter de East Cobb y fue nombrado uno de los diez y ldquoNext Generation of Chefs to Watch & rdquo por el Atlanta Business Chronicle. Ha aparecido en programas de televisión como Food Network & rsquos Chopped y Cooking Channel & rsquos How to Live to 100, y también filmó una serie de videos de cocina saludable con el luchador profesional retirado y gurú del fitness Diamond Dallas Page. En su tiempo libre, le gusta viajar por el mundo con su esposa Wendy, ver programas de juegos y "gastar todo su dinero en conciertos de Bruce Springsteen".


Sí, hay una diferencia entre los camarones del Golfo y del Atlántico

Los camarones son el marisco más consumido en los Estados Unidos. Desafortunadamente, en una carrera por encontrar el precio más bajo, la mayoría de los supermercados se han visto inundados de camarones provenientes del Mar de China Meridional, donde la regulación es baja y el control de calidad es sospechoso.

Afortunadamente, no hay razón para poner esa basura en su plato: ¡compre estadounidense! Las aguas del Golfo de México y la costa atlántica producen algunos de los camarones más sabrosos y limpios del mundo, y ambos son muy accesibles para los clientes cotidianos.

Pero, ¿un cuerpo de agua produce mejores camarones? ¿Las temperaturas cálidas del Golfo aumentan los mariscos superiores que el Atlántico relativamente frío? Hablamos con un camaronero profesional para conocer su opinión informada, y destacaremos algunas de las recetas de camarones favoritas de cada región para ayudar a determinar un ganador.

Camarones del golfo
Quizás el camarón doméstico más disponible de todos, el camarón del Golfo aporta un sabor más terroso que sus primos del Atlántico. Según el camaronero de Georgia Timmy Stubbs, el sabor del camarón se puede atribuir a las aguas naturalmente más cálidas del Golfo y a las mareas que solo se elevan entre dos y tres pies. Puede parecer poco apetitoso, pero los camarones del Golfo disfrutan del ambiente más fangoso causado por la marea baja, y el resultado de ese lodo es una mineralidad más pronunciada en los mariscos.

Stubbs favorece el camarón cosechado entre Louisiana y Alabama, afirmando: “Una vez que te acercas a Texas, el camarón tiende a albergar un sabor a yodo mucho más pronunciado. A menudo, estos pueden resultar desagradables para la mayoría de las personas ". Los camarones marrones y blancos son los más comunes, principalmente desde Texas hasta Alabama, mientras que los camarones rosados ​​más dulces aparecen en la costa del suroeste de Florida.

Si bien las cocinas locales de los estados del Golfo varían mucho, coma en un restaurante a lo largo de la costa del Golfo desde Luisiana hasta Alabama, encontrará que la mayoría de ellos busca orientación en Nueva Orleans. Como resultado, los platos centrados en camarones como el gumbo de mariscos, el etouffeé de camarones y los po'boys de camarones crujientes aparecen con bastante frecuencia.

Las preparaciones atrevidas y asertivas se adaptan bien a los camarones del Golfo porque necesitan la "carnosidad" natural del camarón y no dependen de los sutiles matices de los crustáceos para realzar el plato. Esencialmente, los camarones del Golfo son fantásticos mariscos de “utilidad”, pero no necesariamente de sabor superlativo.


Camarón atlántico

Desde la bahía de Chesapeake hasta las aguas de Key West, los camarones costeros del Atlántico vienen en variedades comunes como el marrón y el blanco, pero también los Royal Reds, Key West pinks y los camarones de roca de Florida. Las altas mareas costeras de hasta siete pies proporcionan un ecosistema diferente para los camarones del Atlántico que sus hermanos del Golfo.

Stubbs explicó: “La dulce hierba spartina en las aguas costeras más profundas le da a los camarones un sabor más dulce. También hay una ola natural de agua fría que fluye y ayuda a mantener más limpio el suministro de alimentos ". Los camarones del Atlántico están más sujetos a la estacionalidad que los del Golfo, sin embargo, la temporada es bastante larga. Desde mediados de la primavera hasta principios del invierno, los crustáceos corren desenfrenados no muy lejos de la costa. Una vez que el agua se enfría demasiado, desde fines del invierno hasta principios de la primavera, los camarones no se encuentran por ninguna parte.

Al examinar algunos de los platos de camarones más populares de la costa atlántica, a saber, los del país bajo de Carolina del Sur, muchos de ellos prefieren preparaciones más simples que permiten que brille la dulzura natural y el sabor salado de los camarones. El estofado Frogmore (básicamente un hervido de camarones), el purloo de camarones y quizás el más popular de todos ellos, camarones y sémola, evitan las complejas salsas de bomba de sabor. En cambio, el camarón es verdaderamente la estrella del espectáculo. Incluso algo tan simple como camarones escalfados refrigerados se convierte en un placer sublime cuando se usan camarones blancos de Carolina.

El veredicto: Si puede encontrarlos, los camarones de la costa atlántica ganan en sabor sobre los del Golfo. Sin embargo, si los camarones del Golfo son todo lo que puede encontrar, definitivamente son mejores que cualquier cosa importada.

Foto (Po'boy): Maura Friedman
Foto (camarones y sémola): Danielle Atkins

El chef Jeffrey Gardner es nativo de Natchez, Miss., Y se graduó de Millsaps College y Johnson & amp Wales University. Vive en Atlanta y se ha desempeñado como segundo chef en los populares restaurantes South City Kitchen Midtown y Alma Cocina. En 2013 se convirtió en chef ejecutivo del restaurante Common Quarter de East Cobb y fue nombrado uno de los diez y ldquoNext Generation of Chefs to Watch & rdquo por el Atlanta Business Chronicle. Ha aparecido en programas de televisión como Food Network & rsquos Chopped y Cooking Channel & rsquos How to Live to 100, y también filmó una serie de videos de cocina saludable con el luchador profesional retirado y gurú del fitness Diamond Dallas Page. En su tiempo libre, le gusta viajar por el mundo con su esposa Wendy, ver programas de juegos y gastar todo su dinero en conciertos de Bruce Springsteen.


Sí, hay una diferencia entre el camarón del Golfo y el del Atlántico

Los camarones son el marisco más consumido en los Estados Unidos. Desafortunadamente, en una carrera por encontrar el precio más bajo, la mayoría de los supermercados se han visto inundados de camarones provenientes del Mar de China Meridional, donde la regulación es baja y el control de calidad es sospechoso.

Afortunadamente, no hay razón para poner esa basura en su plato: ¡compre estadounidense! Las aguas del Golfo de México y la costa atlántica producen algunos de los camarones más sabrosos y limpios del mundo, y ambos son muy accesibles para los clientes cotidianos.

Pero, ¿un cuerpo de agua produce mejores camarones? ¿Las temperaturas cálidas del Golfo aumentan los mariscos superiores que el Atlántico relativamente frío? Hablamos con un camaronero profesional para conocer su opinión informada, y destacaremos algunas de las recetas de camarones favoritas de cada región para ayudar a determinar un ganador.

Camarones del golfo
Quizás el camarón doméstico más disponible de todos, el camarón del Golfo aporta un sabor más terroso que sus primos del Atlántico. Según el camaronero de Georgia Timmy Stubbs, el sabor del camarón se puede atribuir a las aguas naturalmente más cálidas del Golfo y a las mareas que solo se elevan entre dos y tres pies. Puede parecer poco apetitoso, pero los camarones del Golfo disfrutan del ambiente más fangoso causado por la marea baja, y el resultado de ese lodo es una mineralidad más pronunciada en los mariscos.

Stubbs favorece el camarón cosechado entre Luisiana y Alabama, afirmando: “Una vez que te acercas a Texas, el camarón tiende a albergar un sabor a yodo mucho más pronunciado. A menudo, estos pueden resultar desagradables para la mayoría de las personas ". Los camarones marrones y blancos son los más comunes, principalmente desde Texas hasta Alabama, mientras que los camarones rosados ​​más dulces aparecen en la costa del suroeste de Florida.

Si bien las cocinas locales de los estados del Golfo varían mucho, coma en un restaurante a lo largo de la costa del Golfo desde Luisiana hasta Alabama, encontrará que la mayoría de ellos busca orientación en Nueva Orleans. Como resultado, los platos centrados en camarones como el gumbo de mariscos, el etouffeé de camarones y los po'boys de camarones crujientes aparecen con bastante frecuencia.

Las preparaciones atrevidas y asertivas se adaptan bien a los camarones del Golfo porque necesitan la "carnosidad" natural de los camarones y no dependen de los sutiles matices de los crustáceos para realzar el plato. Esencialmente, los camarones del Golfo son fantásticos mariscos de “utilidad”, pero no necesariamente de sabor superlativo.


Camarón atlántico

Desde la bahía de Chesapeake hasta las aguas de Key West, los camarones costeros del Atlántico vienen en variedades comunes como el marrón y el blanco, pero también los Royal Red, los rosas de Key West y los camarones de roca de Florida. Las altas mareas costeras de hasta siete pies proporcionan un ecosistema diferente para los camarones del Atlántico que sus hermanos del Golfo.

Stubbs explicó: “La dulce hierba spartina en las aguas costeras más profundas le da a los camarones un sabor más dulce. También hay una ola natural de agua fría que fluye y ayuda a mantener más limpio el suministro de alimentos ". Los camarones del Atlántico están más sujetos a la estacionalidad que los del Golfo, sin embargo, la temporada es bastante larga. Desde mediados de la primavera hasta principios del invierno, los crustáceos corren desenfrenados no muy lejos de la costa. Una vez que el agua se enfría demasiado, desde fines del invierno hasta principios de la primavera, los camarones no se encuentran por ninguna parte.

Al examinar algunos de los platos de camarones más populares de la costa atlántica, a saber, los del país bajo de Carolina del Sur, muchos de ellos prefieren preparaciones más simples que permiten que brille la dulzura natural y el sabor salado de los camarones. El estofado Frogmore (básicamente un hervido de camarones), el purloo de camarones y quizás el más popular de todos ellos, camarones y sémola, evitan las complejas salsas de bomba de sabor. En cambio, el camarón es verdaderamente la estrella del espectáculo. Incluso algo tan simple como camarones escalfados refrigerados se convierte en un placer sublime cuando se usan camarones blancos de Carolina.

El veredicto: Si puede encontrarlos, los camarones de la costa atlántica ganan en sabor sobre los del Golfo. Sin embargo, si los camarones del Golfo son todo lo que puede encontrar, definitivamente son mejores que cualquier cosa importada.

Foto (Po'boy): Maura Friedman
Foto (camarones y sémola): Danielle Atkins

El chef Jeffrey Gardner es nativo de Natchez, Miss., Y se graduó de Millsaps College y Johnson & amp Wales University. Vive en Atlanta y se ha desempeñado como segundo chef en los populares restaurantes South City Kitchen Midtown y Alma Cocina. En 2013 se convirtió en chef ejecutivo del restaurante Common Quarter de East Cobb y fue nombrado uno de los diez y ldquoNext Generation of Chefs to Watch & rdquo por el Atlanta Business Chronicle. Ha aparecido en programas de televisión como Food Network & rsquos Chopped y Cooking Channel & rsquos How to Live to 100, y también filmó una serie de videos de cocina saludable con el luchador profesional retirado y gurú del fitness Diamond Dallas Page. En su tiempo libre, le gusta viajar por el mundo con su esposa Wendy, ver programas de juegos y "gastar todo su dinero en conciertos de Bruce Springsteen".


Sí, hay una diferencia entre los camarones del Golfo y del Atlántico

Los camarones son el marisco más consumido en los Estados Unidos. Desafortunadamente, en una carrera por encontrar el precio más bajo, la mayoría de los supermercados se han visto inundados de camarones provenientes del Mar de China Meridional, donde la regulación es baja y el control de calidad es sospechoso.

Afortunadamente, no hay razón para poner esa basura en su plato: ¡compre estadounidense! Las aguas del Golfo de México y la costa atlántica producen algunos de los camarones más sabrosos y limpios del mundo, y ambos son muy accesibles para los clientes cotidianos.

Pero, ¿un cuerpo de agua produce mejores camarones? ¿Las temperaturas cálidas del Golfo aumentan los mariscos superiores que el Atlántico relativamente frío? Hablamos con un camaronero profesional para conocer su opinión informada, y destacaremos algunas de las recetas de camarones favoritas de cada región para ayudar a determinar un ganador.

Camarones del golfo
Quizás el camarón del Golfo más fácilmente disponible de todos los camarones del Golfo aporta un sabor más terroso que sus primos del Atlántico. Según el camaronero de Georgia Timmy Stubbs, el sabor del camarón se puede atribuir a las aguas naturalmente más cálidas del Golfo y a las mareas que solo se elevan entre dos y tres pies. Puede parecer poco apetitoso, pero los camarones del Golfo disfrutan del ambiente más fangoso causado por la marea baja, y el resultado de ese lodo es una mineralidad más pronunciada en los mariscos.

Stubbs favorece el camarón cosechado entre Louisiana y Alabama, afirmando: “Una vez que te acercas a Texas, el camarón tiende a albergar un sabor a yodo mucho más pronunciado. A menudo, estos pueden resultar desagradables para la mayoría de las personas ". Los camarones marrones y blancos son los más comunes, principalmente desde Texas hasta Alabama, mientras que los camarones rosados ​​más dulces aparecen en la costa del suroeste de Florida.

Si bien las cocinas locales de los estados del Golfo varían enormemente, coma en un restaurante a lo largo de la costa del Golfo desde Luisiana hasta Alabama, encontrará que la mayoría de ellos busca orientación en Nueva Orleans. Como resultado, los platos centrados en camarones como el gumbo de mariscos, el etouffeé de camarones y los po'boys de camarones crujientes aparecen con bastante frecuencia.

Las preparaciones atrevidas y asertivas se adaptan bien a los camarones del Golfo porque necesitan la "carnosidad" natural de los camarones y no dependen de los sutiles matices de los crustáceos para realzar el plato. Esencialmente, los camarones del Golfo son fantásticos mariscos de “utilidad”, pero no necesariamente de sabor superlativo.


Camarón atlántico

Desde la bahía de Chesapeake hasta las aguas de Key West, los camarones costeros del Atlántico vienen en variedades comunes como el marrón y el blanco, pero también los Royal Reds, Key West pinks y los camarones de roca de Florida. Las altas mareas costeras de hasta siete pies proporcionan un ecosistema diferente para los camarones del Atlántico que sus hermanos del Golfo.

Stubbs explicó: “La hierba spartina dulce en las aguas costeras más profundas le da a los camarones un sabor más dulce. También hay una ola natural de agua fría que fluye y ayuda a mantener más limpio el suministro de alimentos ". Los camarones del Atlántico están más sujetos a la estacionalidad que los del Golfo, sin embargo, la temporada es bastante larga. Desde mediados de la primavera hasta principios del invierno, los crustáceos corren desenfrenados no muy lejos de la costa. Una vez que el agua se enfría demasiado, desde fines del invierno hasta principios de la primavera, los camarones no se encuentran por ninguna parte.

Al examinar algunos de los platos de camarones más populares de la costa atlántica, a saber, los del país bajo de Carolina del Sur, muchos de ellos prefieren preparaciones más simples que permiten que brille la dulzura natural y el sabor salado de los camarones. El estofado Frogmore (básicamente un hervido de camarones), el purloo de camarones y quizás el más popular de todos ellos, camarones y sémola, evitan las complejas salsas de bomba de sabor. En cambio, el camarón es verdaderamente la estrella del espectáculo. Incluso algo tan simple como camarones escalfados refrigerados se convierte en un placer sublime cuando se usan camarones blancos de Carolina.

El veredicto: Si puede encontrarlos, los camarones de la costa atlántica ganan en sabor sobre los del Golfo. However, if Gulf shrimp are all you can find, they’re definitely better than anything imported.

Photo (Po'boy): Maura Friedman
Photo (Shrimp and Grits): Danielle Atkins

Chef Jeffrey Gardner is a native of Natchez, Miss., and a graduate of Millsaps College and Johnson & Wales University. He lives in Atlanta and has served as sous chef for popular restaurants South City Kitchen Midtown and Alma Cocina. In 2013 he became executive chef for East Cobb restaurant Common Quarter and was named one of ten &ldquoNext Generation of Chefs to Watch&rdquo by the Atlanta Business Chronicle. He has appeared on TV shows including Food Network&rsquos Chopped and Cooking Channel&rsquos How to Live to 100, and also filmed a series of healthy cooking videos with retired pro wrestler and fitness guru Diamond Dallas Page. In his spare time, he enjoys traveling the world with his wife Wendy, watching game shows and &ldquospending all his money on Bruce Springsteen concerts.&rdquo


Yes, there's a difference between Gulf and Atlantic shrimp

Shrimp are the most widely-consumed seafood in the United States. Unfortunately, in a race to find the lowest price, most supermarkets have been flooded with shrimp coming from the South China Sea, where regulation is low and quality control suspect.

Luckily, there's no reason to put that junk on your plate — buy American! The waters from the Gulf of Mexico and Atlantic coast produce some of the tastiest and cleanest shrimp in the world, and both are very accessible to everyday customers.

But does one body of water produce better shrimp? Do the warm temperatures of the Gulf raise superior shellfish than the relatively cool Atlantic? We spoke with a professional shrimper for his informed opinion, and we’ll highlight some of each region’s favorite shrimp recipes to help determine a winner.

Gulf shrimp
Perhaps the most readily available of all domestic shrimp, Gulf shrimp bring an earthier flavor than their Atlantic cousins. According to Georgia shrimper Timmy Stubbs, the taste of the shrimp can be attributed to the naturally warmer waters of the Gulf and tides that only rise between two and three feet. It may sound unappetizing, but Gulf shrimp enjoy the muddier environment caused by the low tide, and the result of that sludge is a more pronounced minerality in the shellfish.

Stubbs favors shrimp harvested between Louisiana and Alabama, asserting, “Once you get closer to Texas, the shrimp tend to harbor a much more pronounced iodine flavor. Those can often be off-putting to most people.” Brown and white shrimp are most common, mainly running from Texas to Alabama, while the sweeter pink shrimp appear off the coast of southwestern Florida.

While the local cuisines of the Gulf states all vary greatly, eat at a restaurant along the Gulf coast from Louisiana to Alabama, you’ll find that a majority of them look to New Orleans for guidance. As a result, shrimp-focused dishes like seafood gumbo, shrimp etouffeé and crispy shrimp po'boys appear quite frequently.

Bold, assertive preparations suit Gulf shrimp well because they need the natural “meatiness” of the shrimp and don’t rely on the crustaceans’ subtle nuances to elevate the dish. Essentially, Gulf shrimp are fantastic “utility” seafood, but not necessarily superlative in flavor.


Atlantic shrimp

Running from the Chesapeake Bay down to the waters off Key West, Atlantic coastal shrimp come in common varieties like brown and white, but also Royal Reds, Key West pinks and Florida rock shrimp. The high coastal tides of up to seven feet provide a different ecosystem for Atlantic shrimp than their Gulf brethren.

Stubbs explained: “The sweet spartina grass in the deeper coastal water give the shrimp more of a sweet flavor. There’s also a natural wave of cold water that flows through and helps keep their food supply cleaner.” Atlantic shrimp are more subject to seasonality than those in the Gulf however, the season is quite lengthy. From mid-spring through early winter, the crustaceans run rampant not far off the coast. Once the water gets too cold — from late winter through early spring — the shrimp are nowhere to be found.

When examining some of the most popular shrimp dishes of the Atlantic coast, namely from the South Carolina Low Country, many of them favor simpler preparations that allow the natural sweetness and briny flavor of the shrimp to shine through. Frogmore stew (basically a shrimp boil), shrimp purloo, and perhaps the most popular of them all — shrimp and grits — eschew complex flavor-bomb sauces. Instead, the shrimp is truly the star of the show. Even something as simple as chilled poached shrimp becomes a sublime treat when using Carolina white shrimp.

The verdict: If you can find them, Atlantic coastal shrimp win out on flavor over those from the Gulf. However, if Gulf shrimp are all you can find, they’re definitely better than anything imported.

Photo (Po'boy): Maura Friedman
Photo (Shrimp and Grits): Danielle Atkins

Chef Jeffrey Gardner is a native of Natchez, Miss., and a graduate of Millsaps College and Johnson & Wales University. He lives in Atlanta and has served as sous chef for popular restaurants South City Kitchen Midtown and Alma Cocina. In 2013 he became executive chef for East Cobb restaurant Common Quarter and was named one of ten &ldquoNext Generation of Chefs to Watch&rdquo by the Atlanta Business Chronicle. He has appeared on TV shows including Food Network&rsquos Chopped and Cooking Channel&rsquos How to Live to 100, and also filmed a series of healthy cooking videos with retired pro wrestler and fitness guru Diamond Dallas Page. In his spare time, he enjoys traveling the world with his wife Wendy, watching game shows and &ldquospending all his money on Bruce Springsteen concerts.&rdquo


Yes, there's a difference between Gulf and Atlantic shrimp

Shrimp are the most widely-consumed seafood in the United States. Unfortunately, in a race to find the lowest price, most supermarkets have been flooded with shrimp coming from the South China Sea, where regulation is low and quality control suspect.

Luckily, there's no reason to put that junk on your plate — buy American! The waters from the Gulf of Mexico and Atlantic coast produce some of the tastiest and cleanest shrimp in the world, and both are very accessible to everyday customers.

But does one body of water produce better shrimp? Do the warm temperatures of the Gulf raise superior shellfish than the relatively cool Atlantic? We spoke with a professional shrimper for his informed opinion, and we’ll highlight some of each region’s favorite shrimp recipes to help determine a winner.

Gulf shrimp
Perhaps the most readily available of all domestic shrimp, Gulf shrimp bring an earthier flavor than their Atlantic cousins. According to Georgia shrimper Timmy Stubbs, the taste of the shrimp can be attributed to the naturally warmer waters of the Gulf and tides that only rise between two and three feet. It may sound unappetizing, but Gulf shrimp enjoy the muddier environment caused by the low tide, and the result of that sludge is a more pronounced minerality in the shellfish.

Stubbs favors shrimp harvested between Louisiana and Alabama, asserting, “Once you get closer to Texas, the shrimp tend to harbor a much more pronounced iodine flavor. Those can often be off-putting to most people.” Brown and white shrimp are most common, mainly running from Texas to Alabama, while the sweeter pink shrimp appear off the coast of southwestern Florida.

While the local cuisines of the Gulf states all vary greatly, eat at a restaurant along the Gulf coast from Louisiana to Alabama, you’ll find that a majority of them look to New Orleans for guidance. As a result, shrimp-focused dishes like seafood gumbo, shrimp etouffeé and crispy shrimp po'boys appear quite frequently.

Bold, assertive preparations suit Gulf shrimp well because they need the natural “meatiness” of the shrimp and don’t rely on the crustaceans’ subtle nuances to elevate the dish. Essentially, Gulf shrimp are fantastic “utility” seafood, but not necessarily superlative in flavor.


Atlantic shrimp

Running from the Chesapeake Bay down to the waters off Key West, Atlantic coastal shrimp come in common varieties like brown and white, but also Royal Reds, Key West pinks and Florida rock shrimp. The high coastal tides of up to seven feet provide a different ecosystem for Atlantic shrimp than their Gulf brethren.

Stubbs explained: “The sweet spartina grass in the deeper coastal water give the shrimp more of a sweet flavor. There’s also a natural wave of cold water that flows through and helps keep their food supply cleaner.” Atlantic shrimp are more subject to seasonality than those in the Gulf however, the season is quite lengthy. From mid-spring through early winter, the crustaceans run rampant not far off the coast. Once the water gets too cold — from late winter through early spring — the shrimp are nowhere to be found.

When examining some of the most popular shrimp dishes of the Atlantic coast, namely from the South Carolina Low Country, many of them favor simpler preparations that allow the natural sweetness and briny flavor of the shrimp to shine through. Frogmore stew (basically a shrimp boil), shrimp purloo, and perhaps the most popular of them all — shrimp and grits — eschew complex flavor-bomb sauces. Instead, the shrimp is truly the star of the show. Even something as simple as chilled poached shrimp becomes a sublime treat when using Carolina white shrimp.

The verdict: If you can find them, Atlantic coastal shrimp win out on flavor over those from the Gulf. However, if Gulf shrimp are all you can find, they’re definitely better than anything imported.

Photo (Po'boy): Maura Friedman
Photo (Shrimp and Grits): Danielle Atkins

Chef Jeffrey Gardner is a native of Natchez, Miss., and a graduate of Millsaps College and Johnson & Wales University. He lives in Atlanta and has served as sous chef for popular restaurants South City Kitchen Midtown and Alma Cocina. In 2013 he became executive chef for East Cobb restaurant Common Quarter and was named one of ten &ldquoNext Generation of Chefs to Watch&rdquo by the Atlanta Business Chronicle. He has appeared on TV shows including Food Network&rsquos Chopped and Cooking Channel&rsquos How to Live to 100, and also filmed a series of healthy cooking videos with retired pro wrestler and fitness guru Diamond Dallas Page. In his spare time, he enjoys traveling the world with his wife Wendy, watching game shows and &ldquospending all his money on Bruce Springsteen concerts.&rdquo


Yes, there's a difference between Gulf and Atlantic shrimp

Shrimp are the most widely-consumed seafood in the United States. Unfortunately, in a race to find the lowest price, most supermarkets have been flooded with shrimp coming from the South China Sea, where regulation is low and quality control suspect.

Luckily, there's no reason to put that junk on your plate — buy American! The waters from the Gulf of Mexico and Atlantic coast produce some of the tastiest and cleanest shrimp in the world, and both are very accessible to everyday customers.

But does one body of water produce better shrimp? Do the warm temperatures of the Gulf raise superior shellfish than the relatively cool Atlantic? We spoke with a professional shrimper for his informed opinion, and we’ll highlight some of each region’s favorite shrimp recipes to help determine a winner.

Gulf shrimp
Perhaps the most readily available of all domestic shrimp, Gulf shrimp bring an earthier flavor than their Atlantic cousins. According to Georgia shrimper Timmy Stubbs, the taste of the shrimp can be attributed to the naturally warmer waters of the Gulf and tides that only rise between two and three feet. It may sound unappetizing, but Gulf shrimp enjoy the muddier environment caused by the low tide, and the result of that sludge is a more pronounced minerality in the shellfish.

Stubbs favors shrimp harvested between Louisiana and Alabama, asserting, “Once you get closer to Texas, the shrimp tend to harbor a much more pronounced iodine flavor. Those can often be off-putting to most people.” Brown and white shrimp are most common, mainly running from Texas to Alabama, while the sweeter pink shrimp appear off the coast of southwestern Florida.

While the local cuisines of the Gulf states all vary greatly, eat at a restaurant along the Gulf coast from Louisiana to Alabama, you’ll find that a majority of them look to New Orleans for guidance. As a result, shrimp-focused dishes like seafood gumbo, shrimp etouffeé and crispy shrimp po'boys appear quite frequently.

Bold, assertive preparations suit Gulf shrimp well because they need the natural “meatiness” of the shrimp and don’t rely on the crustaceans’ subtle nuances to elevate the dish. Essentially, Gulf shrimp are fantastic “utility” seafood, but not necessarily superlative in flavor.


Atlantic shrimp

Running from the Chesapeake Bay down to the waters off Key West, Atlantic coastal shrimp come in common varieties like brown and white, but also Royal Reds, Key West pinks and Florida rock shrimp. The high coastal tides of up to seven feet provide a different ecosystem for Atlantic shrimp than their Gulf brethren.

Stubbs explained: “The sweet spartina grass in the deeper coastal water give the shrimp more of a sweet flavor. There’s also a natural wave of cold water that flows through and helps keep their food supply cleaner.” Atlantic shrimp are more subject to seasonality than those in the Gulf however, the season is quite lengthy. From mid-spring through early winter, the crustaceans run rampant not far off the coast. Once the water gets too cold — from late winter through early spring — the shrimp are nowhere to be found.

When examining some of the most popular shrimp dishes of the Atlantic coast, namely from the South Carolina Low Country, many of them favor simpler preparations that allow the natural sweetness and briny flavor of the shrimp to shine through. Frogmore stew (basically a shrimp boil), shrimp purloo, and perhaps the most popular of them all — shrimp and grits — eschew complex flavor-bomb sauces. Instead, the shrimp is truly the star of the show. Even something as simple as chilled poached shrimp becomes a sublime treat when using Carolina white shrimp.

The verdict: If you can find them, Atlantic coastal shrimp win out on flavor over those from the Gulf. However, if Gulf shrimp are all you can find, they’re definitely better than anything imported.

Photo (Po'boy): Maura Friedman
Photo (Shrimp and Grits): Danielle Atkins

Chef Jeffrey Gardner is a native of Natchez, Miss., and a graduate of Millsaps College and Johnson & Wales University. He lives in Atlanta and has served as sous chef for popular restaurants South City Kitchen Midtown and Alma Cocina. In 2013 he became executive chef for East Cobb restaurant Common Quarter and was named one of ten &ldquoNext Generation of Chefs to Watch&rdquo by the Atlanta Business Chronicle. He has appeared on TV shows including Food Network&rsquos Chopped and Cooking Channel&rsquos How to Live to 100, and also filmed a series of healthy cooking videos with retired pro wrestler and fitness guru Diamond Dallas Page. In his spare time, he enjoys traveling the world with his wife Wendy, watching game shows and &ldquospending all his money on Bruce Springsteen concerts.&rdquo


Yes, there's a difference between Gulf and Atlantic shrimp

Shrimp are the most widely-consumed seafood in the United States. Unfortunately, in a race to find the lowest price, most supermarkets have been flooded with shrimp coming from the South China Sea, where regulation is low and quality control suspect.

Luckily, there's no reason to put that junk on your plate — buy American! The waters from the Gulf of Mexico and Atlantic coast produce some of the tastiest and cleanest shrimp in the world, and both are very accessible to everyday customers.

But does one body of water produce better shrimp? Do the warm temperatures of the Gulf raise superior shellfish than the relatively cool Atlantic? We spoke with a professional shrimper for his informed opinion, and we’ll highlight some of each region’s favorite shrimp recipes to help determine a winner.

Gulf shrimp
Perhaps the most readily available of all domestic shrimp, Gulf shrimp bring an earthier flavor than their Atlantic cousins. According to Georgia shrimper Timmy Stubbs, the taste of the shrimp can be attributed to the naturally warmer waters of the Gulf and tides that only rise between two and three feet. It may sound unappetizing, but Gulf shrimp enjoy the muddier environment caused by the low tide, and the result of that sludge is a more pronounced minerality in the shellfish.

Stubbs favors shrimp harvested between Louisiana and Alabama, asserting, “Once you get closer to Texas, the shrimp tend to harbor a much more pronounced iodine flavor. Those can often be off-putting to most people.” Brown and white shrimp are most common, mainly running from Texas to Alabama, while the sweeter pink shrimp appear off the coast of southwestern Florida.

While the local cuisines of the Gulf states all vary greatly, eat at a restaurant along the Gulf coast from Louisiana to Alabama, you’ll find that a majority of them look to New Orleans for guidance. As a result, shrimp-focused dishes like seafood gumbo, shrimp etouffeé and crispy shrimp po'boys appear quite frequently.

Bold, assertive preparations suit Gulf shrimp well because they need the natural “meatiness” of the shrimp and don’t rely on the crustaceans’ subtle nuances to elevate the dish. Essentially, Gulf shrimp are fantastic “utility” seafood, but not necessarily superlative in flavor.


Atlantic shrimp

Running from the Chesapeake Bay down to the waters off Key West, Atlantic coastal shrimp come in common varieties like brown and white, but also Royal Reds, Key West pinks and Florida rock shrimp. The high coastal tides of up to seven feet provide a different ecosystem for Atlantic shrimp than their Gulf brethren.

Stubbs explained: “The sweet spartina grass in the deeper coastal water give the shrimp more of a sweet flavor. There’s also a natural wave of cold water that flows through and helps keep their food supply cleaner.” Atlantic shrimp are more subject to seasonality than those in the Gulf however, the season is quite lengthy. From mid-spring through early winter, the crustaceans run rampant not far off the coast. Once the water gets too cold — from late winter through early spring — the shrimp are nowhere to be found.

When examining some of the most popular shrimp dishes of the Atlantic coast, namely from the South Carolina Low Country, many of them favor simpler preparations that allow the natural sweetness and briny flavor of the shrimp to shine through. Frogmore stew (basically a shrimp boil), shrimp purloo, and perhaps the most popular of them all — shrimp and grits — eschew complex flavor-bomb sauces. Instead, the shrimp is truly the star of the show. Even something as simple as chilled poached shrimp becomes a sublime treat when using Carolina white shrimp.

The verdict: If you can find them, Atlantic coastal shrimp win out on flavor over those from the Gulf. However, if Gulf shrimp are all you can find, they’re definitely better than anything imported.

Photo (Po'boy): Maura Friedman
Photo (Shrimp and Grits): Danielle Atkins

Chef Jeffrey Gardner is a native of Natchez, Miss., and a graduate of Millsaps College and Johnson & Wales University. He lives in Atlanta and has served as sous chef for popular restaurants South City Kitchen Midtown and Alma Cocina. In 2013 he became executive chef for East Cobb restaurant Common Quarter and was named one of ten &ldquoNext Generation of Chefs to Watch&rdquo by the Atlanta Business Chronicle. He has appeared on TV shows including Food Network&rsquos Chopped and Cooking Channel&rsquos How to Live to 100, and also filmed a series of healthy cooking videos with retired pro wrestler and fitness guru Diamond Dallas Page. In his spare time, he enjoys traveling the world with his wife Wendy, watching game shows and &ldquospending all his money on Bruce Springsteen concerts.&rdquo


Ver el vídeo: A DOZEN POINTS S5 Ep1. Aorangis (Octubre 2021).